promocarrie

Izquierda Unidad Madrid, ante los graves acontecimientos dados en los últimos meses en el Colegio de Enfermería de Madrid, quiere manifestar su preocupación por el funcionamiento que viene desarrollando este Colegio y que se aleja de los mínimos de transparencia y democracia exigibles a una entidad de derecho público.

Las últimas elecciones a Junta Directiva celebradas en el Colegio de Enfermería de Madrid no cumplieron los mínimos democráticos exigibles a un proceso de tales características. La falta de difusión y publicidad dada al proceso hizo que muchas enfermeras conociesen el cambio de Junta Directiva a través del saluda del nuevo Presidente surgido de esas elecciones, sin haber tenido conocimiento del propio proceso electoral a través del preceptivo anuncio de celebración del mismo.

Perseverando en estas prácticas no democráticas, la Junta Directiva procedió a la modificación de los Estatutos del Colegio, ratificados en una asamblea para la que se procedió a la colegiación previa de enfermeras afines de fuera de la Comunidad de Madrid que luego volvieron a colegiarse en la provincia en la que ejercen como enfermeras, colegiación que no deberían haber modificado en ningún momento, tal y como es preceptivo legalmente. En dicha modificación se cambiaba el sistema de votación de voto directo a voto por compromisarios, lo que representa un paso atrás en la práctica de la participación democrática.

El papel del Sindicato de Ayudantes Técnicos Sanitarios de España, SATSE, del que son destacados miembros los integrantes de la nueva Junta Directiva del Colegio de Enfermería de Madrid, ha sido especialmente cuestionable desde el punto de vista democrático. Tal y como hemos conocido en prensa y denuncian diversas organizaciones profesionales enfermeras, como la Asociación Madrileña de Enfermería y la Sociedad Madrileña de Enfermería de Atención Primaria, han sido sus delegados sindicales de todo el Estado los que, gracias a la liberación sindical de que disfrutan, han protagonizado dicha colegiación masiva en Madrid de enfermeros ejercientes en otras provincias. De este modo han logrado forzar la aprobación de dichos estatutos lo que supone una vulneración de los mínimos democráticos exigibles a un Colegio Profesional que desde Izquierda Unida Madrid denunciamos y condenamos.

La Junta Directiva, no conforme con estos acontecimientos y sin la obligada ratificación de estos cuestionables estatutos por parte de la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid, procedió a la elección de compromisarios  con el mismo ánimo de ocultación que las últimas elecciones. Este último proceso también se ha caracterizado por la irregular recogida de los avales que contemplaba esta nueva acción, dando como resultado que la mayoría de los compromisarios elegidos sean personas significativamente vinculadas, una vez más, al Sindicato SATSE.

Desde Izquierda Unida Madrid, exigimos al Colegio de Enfermería de Madrid que dé marcha atrás en estas acciones y ponga en marcha los procedimientos transparentes y democráticos exigibles a una institución de tal entidad.

Del mismo modo, Izquierda Unida Madrid apela a la Consejería de Sanidad y la Consejería de Presidencia de la Comunidad de Madrid para que, en el ejercicio de sus funciones, garanticen el correcto funcionamiento democrático de una entidad de derecho público como es el Colegio de Enfermería de Madrid.

promocarrie