promocarrie

Cuando el Ayuntamiento de Madrid concedió la licencia para demoler el Taller de Precisión de Artillería, situado en la calle Raimundo Fernández Villaverde 50 del distrito de Chamberí ya dimos a conocer nuestro parecer sobre esta operación: ​su recalificación como parcela de uso residencial en 1997 y la subasta de los terrenos del Ministerio de Defensa en 2014 fueron un expolio de suelo público y han supuesto una complicada herencia que debe ser solucionada en términos muy distintos a los que se están manteniendo desde el Área de Desarrollo Urbano Sostenible.

Desde Izquierda Unida nos opusimos a la demolición del Taller de Precisión de Artillería, apoyando a las asociaciones vecinales y organizaciones sociales, porque era un edificio que cumplía todos los requisitos tanto para estar en los Catálogos Municipal y Regional de Edificios protegidos, así como en el Plan Nacional de Patrimonio Industrial.

Han sido muchos los edificios que han caído bajo la piqueta especulativa: basta recordar los edificios de La Pagoda, colegio mayor Hispano-Mexicano o los interiores de los edificios de Canalejas, que se podían haber salvado sin la presión de la especulación. Además considerábamos y continuamos haciéndolo que en un distrito como el de Chamberí donde los edificios para uso dotacional y las zonas verdes brillan por su ausencia era preferible destinarlo para uso de equipamiento social, que es lo que reivindica el vecindario del barrio desde hace mucho tiempo.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid ha debatido hoy el Convenio de Gestión de la operación urbanística, en la que no ha cambiado nada desde que votáramos en contra en 2015 con ocasión de la concesión de licencia.

Por ello, desde Izquierda Unida continuamos manifestando nuestra más rotunda oposición a que se permita el expolio y la especulación sobre el suelo público, siempre a costa de la calidad de vida en los barrios.

Defendemos se respete el búnker de la guerra civil que se descubrió durante los trabajos de desescombro de un edificio que nunca se debió demoler. Continuamos creyendo que la solución a este solar es que los vecinos puedan decidir a qué destinan esta parcela del barrio.

¡Basta de especulación con nuestros barrios! ¡Recuperemos la ciudad para las vecinas y vecinos! ¡Los derechos sociales primero!

promocarrie