Oposición de IU al Plan Económico y Financiero de diciembre de 2017 en el Ayuntamiento de Madrid

Argumentario: Oposición de IU al Plan Económico y Financiero de diciembre de 2017 en el Ayuntamiento de Madrid

Fecha: 19/12/2017

Contexto:

El Gobierno del Partido Popular con Montoro al frente, junto a importantes representantes de la derecha económica y mediática, perseguían desde hace meses la cabeza política de Sánchez Mato. Les molestaba las investigaciones impulsadas por él en casos como Madrid Calle 30 o la venta de viviendas públicas a ‘fondos buitre’.

Izquierda Unida tiene un programa y una acción de gobierno claras frente al austericidio neoliberal en marcha en España y en Europa. Estos dos años y medio en la Concejalía de Economía del Ayuntamiento de Madrid dentro del equipo de gobierno de Ahora Madrid, así como la respuesta a este último envite del Gobierno del PP, así lo han demostrado.

El cese de Carlos Sánchez Mato es un grave error político que no tiene ninguna justificación. La aprobación del PEF supone además un grave quebranto para los y las madrileñas.

El Plan Económico y Financiero (PEF) exigido por Montoro implicaba unos recortes de más de 533 millones de euros. Pero el Ministerio de Hacienda no aclaró cuándo había que realizar ese plan económico. No había, por tanto, ninguna prisa por hacerlo.

El PEF dictado por Montoro se basaba en una interpretación ilegal de la Regla de Gasto, y así se denunció. Además, exigía recortes mucho más exagerados que los que ha pedido a otros ayuntamientos incumplidores de tal regla. Quería un castigo ejemplar para uno de los principales gobiernos del cambio, que desde la capital del país estaba mostrando que había alternativa.

Por alguna razón, Manuela Carmena quiso aprobar este PEF inmediatamente. No había prisa para ello. Así, la alcaldesa ordenó al área de Economía del Ayuntamiento hacer ese plan económico. El PEF lo elaboraron los técnicos del área, no Carlos Sánchez Mato, que ni era su plan ni estaba de acuerdo con aprobarlo.

Desde un punto de vista procedimental, el PEF ha de llevar la firma del responsable de Economía y Hacienda. Carlos Sánchez Mato ha cumplido, con lealtad, con sus obligaciones procedimentales hasta el último día. Otra cosa son sus posicionamientos políticos, donde no se le puede obligar a apoyar algo que no comparte, que no ha elaborado y que considera un grave error político y económico. Por eso no podía votar a favor, dentro del marco de la pluralidad que ya se daba además en el grupo municipal.

La libertad en el disenso a la hora de votar han sido unas constantes en Ahora Madrid hasta el pasado lunes.

Además de una alternativa global para Madrid, como hemos demostrado estos dos años y medio, teníamos una alternativa para las imposiciones de Montoro a los y las madrileñas. Carlos Sánchez Mato propuso no hacer todavía el PEF y así esperar a que terminara 2017. De cumplir ese año la Regla de Gasto, lo que era lo más probable, nos libraríamos de la tutela del Ministerio.

Ganar tiempo además era la mejor estrategia, porque se podían ganar los recursos en los tribunales.

Es decir, había margen para proseguir la batalla frente a los recortes en Madrid, y se podía ganar.

No obstante, la alcaldesa Manuela Carmena logró los suficientes apoyos políticos para conseguir que el plan económico se llevase cuanto antes al Pleno. Desde Izquierda Unida, en una decisión tomada desde abajo por su Coordinadora de Asambleas de Madrid, pedimos que, debido a la gravedad del asunto, esa decisión fuese consultada a las bases de Ahora Madrid.

Esta es la radicalidad democrática que dio impulso a Ahora Madrid, que es una candidatura ciudadana, pero también de confluencia, y donde hemos defendido la política desde el primer día frente a quienes nos decían que gobernar solo es gestionar. Sin este respeto democrático, sin gobernar escuchando, sin defender la buena política, nunca podremos resolver los graves problemas del país.

El Plan económico, como se conocerá en los próximos días, recoge recortes de 533 millones €, un 13% del presupuesto. Concretamente recoge un ingente recorte del 71% en inversiones.

Los 120 millones de euros en inversiones que se acaban de desbloquear tras el pacto con Montoro, si no se tramitan en los 8 días hábiles que quedan, se perderán por completo. Incluso aunque se recuperen, lo que parece poco probable, no compensarían el recorte de 533 millones.

Por otro lado, los recortes no se pueden compensar con las Inversiones Financieramente Sostenibles (IFS) porque i) probablemente hasta marzo no habrá marco legal para aprobarlas, y porque ii) no sirven para obras de construcción nueva, como escuelas infantiles o centros de mayores, así como por otras limitaciones.

 

Posición de IU:

Sánchez Mato, además de una gestión impecable al frente de Economía y Hacienda, ha puesto en práctica la máxima de Izquierda Unida de que la mejor forma de enfrentarse a los poderosos y a los corruptos es con hechos, no sólo con palabras.

Frente a las arbitrariedades manifiestas, así como los intereses de la oligarquía política y económica madrileña y estatal de toda la vida, Sánchez Mato decidió poner la defensa en la práctica de los intereses de los madrileños y madrileñas por encima de los suyos personales con el respaldo de Izquierda Unida. Ha demostrado con hechos que en política además de ‘estar’ hay que ‘ser’.

La decisión tomada por Sánchez Mato y respaldada por Izquierda Unida es fruto de un intenso debate a todos los niveles en la organización, donde se era consciente de lo que había en juego y de lo que suponía la pérdida de la concejalía de Economía de la capital del país. Tras sopesar todas las posibilidades y evaluar los escenarios posibles, finalmente la decisión se tomó desde la Coordinadora de Asambleas de IU Madrid. Y desde ahí se propuso la convocatoria a las bases de Ahora Madrid. Ante las dudas, la respuesta frente al austericidio neoliberal siempre es muy sencilla: democracia.

EQUIPO DE ARGUMENTARIOS DE IZQUIERDA UNIDA
argumentarios@izquierdaunida.org