El Ayuntamiento de Getafe elige el bando de las grandes eléctricas y se olvida del Medio Ambiente.

El Gobierno del PSOE deja pasar una oportunidad de oro para reducir la huella ecológica municipal en más de 11.000 toneladas de CO2 al año al no incluir requisitos medioambientales en los pliegos para la licitación del suministro de energía eléctrica y dificultar el acceso a cooperativas de energía verde.

Actualmente el contrato de Suministro de energía eléctrica del Ayuntamiento de Getafe se encuentra en proceso de licitación por un total previsto de más de 20.000.000 €. Un único contrato que deja fuera requisitos y valoraciones medioambientales como la exigencia de certificación del origen 100% renovable de la energía  eléctrica suministrada.

Razón por la que desde IU Getafe consideramos esta licitación un nuevo engaño a los vecinos y vecinas por parte del gobierno municipal que defiende la sostenibilidad de boquilla, pero que a la hora de la verdad prefiere seguir alimentando a las grandes eléctricas a costa de nuestro bolsillo y nuestra salud.

En este sentido, debemos recordar que además de que en la web de la Delegación de Sostenibilidad se reconoce que “debemos independizarnos del consumo de combustibles fósiles, apostando por el uso de energías renovables, cada vez más eficaces y baratas”, el Ayuntamiento tiene que cumplir con una serie de compromisos aprobados por el Pleno, como lo es el Pacto de los Alcaldes, en el que se nos exige la reducción de emisiones de CO2 en el municipio en al menos un 40% para el año 2030, a través de un mayor uso de fuentes de energía renovables.

Además de los criterios medioambientales, con estos pliegos, el PSOE ha decidido dejar fuera cuestiones tan importantes como la obligación de llevar a cabo medidas de eficiencia energética y reducción de costes así como las relativas para hacer frente a la pobreza energética y apostar por la soberanía energética.

Desde IU Getafe, consideramos que el Ayuntamiento podría haber facilitado el acceso a cooperativas de energía verde, podría haber exigido que la energía suministrada fuese 100% renovable, o podría incluso (como han realizado los gobiernos de IU en Rivas y Ahora Madrid en la capital), saltarse al intermediario y acudir directamente a comprar su propia energía, ahorrando así más de un 20% en la factura, ayudando al medioambiente y restando poder a las eléctricas del IBEX35. Sin embargo, el gobierno de Sara Hernández ha elegido bando, el de las grandes eléctricas, no el del pueblo y su salud.