promocarrie

El PP de Madrid nombra Luis Peral como Responsable de Familia, tras su sanción por el propio partido en 2016 tras ausentarse en la votación de la Ley contra la LGTBifobia.

En 2017 se registraron 321 incidentes de odio contra el colectivo LGTBi en la Comunidad de Madrid.

La remodelación de la dirección del Partido Popular de la Comunidad de Madrid diseñada por el presidente nacional del partido, Pablo Casado, y el presidente interino regional de la formación tras la dimisión de Cristina Cifuentes, Pío García Escudero, impone un rearme de la LGTBifobia con la incorporación de Luis Peral a su dirección.

Entre las 19 incorporaciones, figuran cargos salpicados por la trama Púnica como David Erguizo o la alcaldesa de Pozuelo, Susana Pérez Quislant, y su concejala Yolanda Estrada, ambas imputadas por presunto delito ambiental. Junto a ellas, destaca el nombre de Luis Peral, ex consejero de los gobiernos de Alberto Ruiz-Gallardón y Esperanza Aguirre, y toda una referencia del sector más conservador y contrario a las libertades sexuales, lo que supone un rearme de la LGTBifobia más virulenta en el PP madrileño.

Luis Peral, que ocupará la responsabilidad de Familia, fue sancionado por el propio Partido Popular en 2016 cuando, siendo diputado autonómico, se ausentó de la votación en la Asamblea de Madrid de la Ley contra la LGTBifobia por negarse a acatar la disciplina de grupo favorable a aquel texto normativo. Además, anteriormente, como consejero de Educación (2003-2007) se hizo célebre por su retraso en la implantación en la Comunidad de Madrid de la asignatura de Educación para la Ciudadanía por su discrepancia con los contenidos relacionados con el reconocimiento de la diversidad afectivo-sexual, y por distinguir a la asociación ultraconservadora Hazte Oír con un Premio de Juventud 2004.

El Área LGTBI de Izquierda Unida de Madrid denuncia este rearme del discurso expresamente discriminatorio en el PP de Madrid, que sin duda anticipa que los intentos de Cristina Cifuentes de maquillar la LGTBifobia estructural de su partido han dado paso a una defensa sin complejos de posiciones hostiles hacia las personas trans, lesbianas, gays, bisexuales e intersexuales y sus derechos. No dejaremos de denunciar esta deriva. En una Comunidad en la que en 2017 se registraron –según el Observatorio Madrileño contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia- 321 incidentes de odio contra el colectivo LGTB, el PP ha decidido volver a sus esencias como brazo político de la discriminación. Nos tendrá enfrente.

promocarrie