Izquierda Unida denuncia que mientras el Rey viaja en un vagón de lujo, los usuarios de Metro viajan entre obras, retrasos y amianto

“Las prioridades de la Comunidad de Madrid para la celebración del centenario de Metro son el reflejo de las políticas públicas del Partido Popular”. Sol Sánchez, candidata por IU a la Comunidad de Madrid.

Descargar nota de prensa.

Ante el riesgo de colapso de las obras del metro Gran Vía-Sol y la tramitación de urgencia de unas nuevas obras, IU Madrid exige la publicación del expediente completo de las obras referentes a Ampliación de la estación subterránea de Gran Vía del Ferrocarril Metropolitano de Madrid. Estructuras de conexión con cercanías y accesibilidad.

Para Sol Sánchez, “mientras se pone alfombra roja y vagones de lujo para que el ciudadano Felipe de Borbón pueda visitar el primer tramo construido de Metro, sus obras corren riesgo de colapso.”

Izquierda Unida lleva meses denunciando la mal planificación y gestión de las obras, así como la ocultación por parte del gobierno del PP de Madrid de la presencia de amianto en vagones y túneles, los sobrecostes desproporcionados en la construcción de ampliaciones de la red de metro y los retrasos diarios.

Las obras de ampliación de la estación de metro Gran Vía en su conexión con la estación de Cercanías de Sol salieron a licitación el pasado 11 de octubre de 2017 por un importe de 6.289.973,47€. Fueron adjudicadas, con más de un 40% de baja y el contrato se formalizó el pasado 18 de enero de 2018. Durante meses, asociaciones de vecinos y defensores de patrimonio público alertaron sobre la presencia de la antigua estación de la Red de San Luis bajo los terrenos donde se harían las obras. La Comunidad de Madrid decidió ignorar toda la información que pudiera alterar sus planes, ya que el plazo era de 12 meses y no querían arriesgar a llegar al periodo electoral con las obras en marcha.

Solo unos meses después de comenzar las obras, se tuvieron que paralizar al descubrirse los restos de la estructura original de 1919 del ascensor, diseñadas por el arquitecto Antonio Palacios. El siguiente episodio en mala praxis se da al conocer un elevado riesgo de colapso de la estructura, y la consecuente afección que provocarían a edificios colindantes y obras subterráneas.