Entrevista a Sol Sánchez: “No hay que gobernar con miedo”

Entrevista en 20 Minutos a Sol Sánchez, candidata a la presidencia de la Comunidad: “No hay que gobernar con miedo”. Reclama estudiar la gratuidad del transporte público y denuncia la incorrección política hacia “el más débil”. Sol Sánchez y Mauricio Valiente se lanzan al “frente común de derechas”. Recién elegida candidata de IU a presidenta de la Comunidad de Madrid, Sol Sánchez (Madrid, 1970) forma parte de las conversaciones con Podemos y otros agentes para estudiar una confluencia de cara a 2019.

¿Cómo van las negociaciones?
Se han retomado tras los procesos internos de ambas organizaciones y se han creado varias mesas (una municipal, otra autonómica). Pero si lo que queremos es construir candidaturas de unidad popular, tenemos que continuar apoyando Hacer Madrid, que incorpora más actores. Ese programa es mucho más importante que algo articulado entre partidos.

Pues hablando de programa, ¿qué líneas son las irrenunciables para IU?
Las que respondan a las necesidades de la sociedad madrileña para hacer un poco de transformación social y de muro de contención de las políticas que han hecho que esta sea la comunidad más desigual. Hay que cambiar el modelo productivo, que no sea la explotación de los trabajadores del sector servicios lo único que crece.

¿Y sobre impuestos?
Si se quiere que los servicios sociales y los públicos sean sostenibles, tienen que tener apoyo. Lo más importante es que la Comunidad de Madrid deje de ser un paraíso fiscal que ahora llamamos guarida fiscal, porque son los ladrones los que esconden su dinero y no necesitan irse a islas paradisíacas sino a los bancos de la Castellana.

Hace unos días, le recordó el amianto del metro al rey…
¿Qué tendrá que ver el metro que cojo yo (atestado, con fallos, con amianto en algunas estaciones) con esos guardias de seguridad y ese vagón especial para que el ciudadano Borbón baje al terreno de los humanos? Es lamentable, fue una imagen patética. Si querían que le viéramos acercándose a nuestras vidas, lo único que vimos es lo lejos que está la corona. Todos, en ese momento, fuimos un poquito más republicanos. “Hay que plantear la gratuidad del transporte si es viable”

¿Qué propondrá en movilidad?
El nuevo abono ha sido un fiasco. Los gobernantes del PP están también tan alejados de la clase trabajadora que no entienden la necesidad de la gente de moverse. Es un derecho humano. Probablemente, deberíamos tender a asegurarlo independientemente de los ingresos de cada uno, llegando a plantear su gratuidad si lo vemos viable.

Los últimos informes dicen que los jóvenes están dejando de alquilar. ¿Qué haría con la vivienda?
No alquilan porque no pueden. Se tienen que meter 16 a vivir a lo que antes llamábamos piso patera. La vivienda es un derecho y como tal se tiene que empezar a tratar. Lo que se propone para los pisos turísticos está muy bien, pero hay que responder ante un problema estructural. Hay que garantizar alquileres sociales, medidas para los grandes tenedores (más de diez pisos en alquiler), controlar precios, ilegalizar las ventas a fondos buitre… Lo que no puede ser es que PP y Cs se rasguen las vestiduras y voten en contra de subir el SMI a 900 euros y les parezca normal que los pisos en Madrid cuesten 1.000.

¿Íñigo Errejón tendrá que presentarse a unas nuevas primarias?
IU está haciendo su proceso, que hay que terminar. A lo que no vamos a renunciar es a tener procesos democráticos de validación y participación para construir la candidatura si al final se da un espacio común. No quiero denominarlo de una determinada manera, pero la militancia de IU siempre va a tener la última palabra. Esto pasa a consulta.

Aunque solo está confirmado Ángel Gabilondo por el PSOE, hábleme de sus tres potenciales rivales.
Son unos señores. A Ángel Gabilondo le conozco más porque hemos trabajado algunas cosas y hay una buena relación en ese sentido. Pero en el PSOE siempre hay una diferencia con cómo trabaja en la oposición y cómo en el gobierno. Este cambio siempre nos trae problemas a la izquierda… Ignacio Aguado y Ángel Garrido me parecen un espectáculo en sí mismos. Me extrañaría que en otro parlamento autonómico se hubieran escuchado las barbaridades que han dicho esta legislatura: insultos, acusaciones de delitos a otros diputados… Han tenido comentarios para el olvido, que es donde deberían estar. Ellos y sus políticas. “Aguado y Garrido me parecen un espectáculo: deberían estar en el olvido”

¿Debe retrasar más el Ayuntamiento la llegada de Madrid Central?
No. El aprendizaje que debemos sacar de estos últimos años es que no hay que gobernar con miedo. Sobre todo si este es solo hacia los poderosos.

¿Se ha quedado corta Manuela Carmena?
Es una obviedad. Es tan sencillo como coger el programa electoral tan ilusionante de Ahora Madrid y ver lo que no se ha conseguido. Otra cosa es que se pudiera hacer en cuatro años y que los espacios de confluencia sean sencillos para trabajar. Ahora bien, cuando comparas lo que se ha hecho con lo que se ha dejado de hacer y empiezas a imaginar que quien hubiese estado en el Ayuntamiento hubiera sido la ínclita Esperanza Aguirre, ni tan mal. Hay que aprender de lo que se lleva caminado. No hemos municipalizado todo, pero tenemos una experiencia de éxito con Funeraria.

Da la sensación de que Ahora Madrid es el mismo punto al que se acabará llegando, aunque con otro nombre.
Todavía está todo bastante abierto. No creo que sea un círculo, pudiera ser una espiral, pero que nos lleve a un sitio al que deseemos ir. Ojalá hubiese una renovación en la que no se quede nadie fuera y en la que se sumen más actores para rememorar aquello que fue bastante ilusionante que fue construir algo desde lo común. Hay diferentes actores, pero la pluralidad es lo que tiene. “Los demócratas no vamos a consentir que Franco esté enterrado en el centro de Madrid”

Volviendo a la arena regional, ¿teme que haya mucha distancia entre su discurso y el de Errejón?
La habrá, pero me preocupan más las coincidencias en un posible programa común y que tengamos la posibilidad de defenderlo conjuntamente. Para escuchar lo mismo que tú, te vas a un cañón con mucho eco y disfrutas de tu propia voz.

¿No le da reparo tener como compañeros de viaje a un partido que ha cambiado tres veces de portavoz en cuatro años?
Me preocupa si vamos a mejorar o no las condiciones de la clase trabajadora en Madrid, que lo está pasando muy mal.

¿Pablo Casado, Albert Rivera o Santiago Abascal?
Susto, muerte o lo siguiente… Estos tres señores están compitiendo por ver quién está más en la extrema derecha ultranacionalista. Están normalizando una serie de ideas machistas, fascistas en muchas ocasiones y que hasta hace muy poco tiempo la gente se cuidaba de decir porque sabía que estaban mal. Esa agresividad, esa culpabilidad del otro, del migrante… Mienten: dicen que son unos vagos que vampirizan nuestros servicios públicos y, al mismo tiempo, que nos quitan el trabajo, cuando resulta que necesitamos una cuota de migrantes para poder pagar las pensiones. Mienten a las personas castigadas por esta crisis y que cobran un sueldo de mierda por una reforma laboral que lo permite. Qué diferente es señalar al más débil de señalar a las oligarquías financieras, grandes empresas y su comité ejecutivo, que ha sido el gobierno del PP. “La derecha siempre usa lo políticamente incorrecto con el más débil”

Esa idea antiinmigración ha empezado a aparecer envuelta bajo el escudo de la incorrección política.
Esto lo lleva utilizando la derecha mucho tiempo. Lo que ocurre es que estaba reducido a gente tremendamente reaccionaria. Es incorrección vacía y superficial. Cuando yo vea que esa incorrección se dirige a los poderosos de verdad, me parecerá que es equiparable a la de la izquierda, pero eso no va a pasar. Siempre recuerdo a aquel Casado hablando de las fosas del abuelo… Cierta dosis de incorrección no está reñida con mantener un absoluto respeto por el otro. Un buen parámetro para diferenciar es ver quién la utiliza siempre con el más débil. Y ahí encontrarás siempre a la derecha.

Lo preguntaba por la despenalización de las injurias a la corona y a los sentimientos religiosos.
Hay quien critica que se pueda ser políticamente incorrecto con ellos, pero no con algunos colectivos. Quieren ser incorrectos con colectivos oprimidos, con derecho pisoteados, con los gitanos, los LGTBI… pero no se puede tocar al rey. Creo que lo políticamente incorrecto, cuando está utilizado para criticar al poder, me representa. Cuando está utilizado de manera torticera para ridiculizar a gente que está reivindicando unos derechos y una vida digna, no tiene nada que ver conmigo.

¿Se la ha jugado la familia Franco al gobierno con la decisión de inhumar los restos en pleno centro de Madrid?
Está por ver. No se puede hacer un decreto tan chapucero y timorato. Si en él pones que hay que quitarlo del Valle por ser un dictador y un genocida, no tendríamos que soportar a su progenie con la chulería con la que se manejan. Después de 40 años, el PSOE podría haber ido con un poco más de seguridad, llamando a las cosas por su nombre. Si la Iglesia transige con esto, seguirá demostrando en contra de muchos cristianos que sigue siendo la misma estructura que llevó bajo palio a ese dictador genocida. Creo que la ciudadanía, los demócratas de todo el Estado, no vamos a consentir que esté enterrado en el centro de Madrid para que gentes de ideología lamentable vayan en procesión a rendirle homenaje ahí. “No vamos a consentir que Franco esté enterrado en el centro de Madrid”

¿Cómo?
Estaremos protestando el tiempo que haga falta, para empezar. Confío en que se arregle. Pero no debemos dar opción ni siquiera a que tengamos esta discusión. Ese es el gran error que ha tenido el PSOE. En una reciente tribuna citaba la frase “hacemos la historia pero no en las condiciones que elegimos sino en las que nos encontramos”.

¿Qué condiciones le hubiera gustado encontrar?
Ojalá estuviéramos en 2015 con toda esa energía y sabiendo lo que sabemos ahora. Cada una de las pequeñas frustraciones de esta trayectoria nos hace tener que trabajar mucho más para seguir construyendo en 2019.