Izquierda Unida Madrid se opone a que los centros de salud cierren por la tarde

Las consultas de medicina familiar, pediatría y enfermería terminarán a las 18:30h en lugar de a las 21h.

14 centros de la Comunidad de Madrid comenzarán de “forma voluntaria” la experiencia piloto hasta el mes de marzo de 2019, donde prevé implantarse la medida en todos los centros.

“Vamos al revés: ¿cómo se piensa acabar con la enorme presión asistencial y el ritmo frenético de trabajo de los profesionales, si se reduce una tercera parte del tiempo de consulta?”. Sol Sánchez, candidata por IU a la Comunidad de Madrid.

Con la oposición de la mayoría de los sindicatos presentes en la mesa sectorial, la Consejeria de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha decidido reducir drásticamente el acceso a las consultas médicas y de enfermería en los centros de toda la Comunidad de Madrid. El horario de atención médica es de 8 a 21 horas. El cambio sería que a partir de las 18.30h únicamente se atiendan las situaciones de urgencia.

Las reuniones y asambleas de todos los colectivos de salud están siendo contínuas. Este miércoles a las 17 horas el colectivo de enfermeras convoca una asamblea de atención primaria en el Colegio de Enfermería de Madrid. Además, el mismo miércoles a las 18 horas hay convocada una cacerolada de protesta frente a uno de los primeros centros en comenzar la medida, el de la calle Maqueda en el barrio de Aluche en Madrid.

“Esta nueva ocurrencia del PP y Ciudadanos es una medida más en la degradación y desmantelamiento de los servicios de Atención Primaria, servicios que deberían protegerse y dotarse de más recursos de los que tiene en la actualidad”, en palabras de Sol Sánchez.

Según indica el Área de Salud de IU Madrid, este cambio de horario implicará:

  • Que se pierda la continuidad asistencial, ya que los pacientes afectados no van a ser vistos por su médico ni su enfermera, sino por el que esté de guardia.
  • Que se agrupen los profesionales en el horario de mañana en unos centros que carecen de espacio.
  • Que las enfermeras estén menos tiempo en consulta porque tienen que cederlas a los médicos.
  • Que todos los profesionales vean reducido su horario de atención a cuatro horas y media cada día, según reconoce uno de los dos únicos sindicatos que apoya la propuesta, AMYTS.
  • Que los profesionales atiendan en salas de reuniones o similares a los pacientes por teléfono cuando no dispongan de sus consultas por estar ocupadas por ese agrupamiento, imposibilitando el secreto profesional.
  • Que se tengan que invertir en nuevos espacios con ordenadores y teléfonos para realizar su trabajo, dado que los de las consultas estarán siendo utilizados por otros profesionales.

Desde Izquierda Unida Madrid llamamos a la movilización de profesionales y pacientes para frenar este ataque a la Atención Primaria, a nuestros servicios de salud, que deben dotarse con mayores recursos económicos, humanos y materiales, y no sufrir más recortes como propone el gobierno del Partido Popular con el apoyo de Ciudadanos.