La concejala de IU, Elena Lebrato, recibe el Matahombres en la fiesta de Las Águedas

Elena Lebrato, concejala de Izquierda Unida, actualmente dentro de la CUP Somos Coslada, fue galardonada con el alfiler Matahombres, tradicional de la festividad de Las Águedas que cada año organiza la casa regional de Castilla y León.

Según la leyenda, las mujeres del barrio segoviano de Zamarramala se valieron de una argucia para rescatar el Alcázar del poder musulmán. Ataviadas con sus mejores vestimentas y joyas, entraron en el cuerpo de guardia al anochecer y allí bailaron
provocando la esperada distracción de los defensores de la fortaleza ante tan bonito espectáculo. El momento fue aprovechado por los hombres del pueblo que atacaron a los indefensos soldados y así los cristianos recuperaron el Alcázar. La acción tuvo sus
consecuencias y los musulmanes apresaron a la cabecilla de las mujeres y, como escarmiento, le cortaron los senos. El castigo fue el mismo que soportó Santa Águeda, mártir cristiana, por lo que, y según la tradición, este hecho se rememora desde el año
1227 con la fiesta conocida como Las Águedas de Zamarramala.

En su discurso de agradecimiento, Lebrato hizo hincapié en el protagonismo de las mujeres. “En la Edad Media que la mujer mandara sobre el hombre por un día era todo un logro. Ahora vivimos en el siglo XXI, pero por desgracia, mucha parte de la
sociedad sigue viendo a las mujeres de la misma manera que veían a las mujeres de Zamarramala.”, expresó. “Por mucho que pensemos que vivimos en una sociedad altamente desarrollada, seguimos viviendo en una estructura patriarcal. El machismo no es sólo cosa del pasado histórico, sino que sigue arraigado en nuestro presente vital, es decir: desde nuestra infancia. ¿Cuántas veces nos han dicho que los niños tienen que jugar al fútbol y las chicas con muñecas? ¿Cuántas veces nos han dicho que no hagamos este o aquel trabajo porque es cosa de hombres?”, añadió.

Para finalizar, reivindicó la importancia del feminismo y de todas aquellas mujeres que lucharon por los derechos de todas las mujeres, desde las sufragistas inglesas hasta Clara Campoamor. Asimismo, hizo mención especial a la importancia de educar en el feminismo. De esta manera, “nuestros hijos e hijas crecerán sin los tradicionales roles de género y serán libres de pensar, actuar y sentir”, finalizó.