¿Por qué hay que regular las casas de apuestas?

Las casas de apuestas están incrementando su actividad y presencia pública de manera notable. En Coslada hay 8 casas de apuestas y, al menos, otras dos están a punto de abrir. Otro problema es que no están alejadas de las zonas residenciales. Al contrario, se encuentran situadas estratégicamente al lado de institutos y zonas de ocio frecuentadas por los jóvenes.

En la Comunidad de Madrid, los locales de juego han aumentado un 104%. No es casualidad que todas ellas se estén abriendo en pueblos y barrios obreros, allá dónde las condiciones materiales son muy precarias. El grupo de edad en el que más está creciendo la ludopatía es el más jóven, entre los 18 y los 24 años. Su explicación es fácil: buscan dinero rápido en busca de un futuro mejor. La ludopatía está comenzando a ser un problema serio entre las clases obreras. Este problema se considera una patología cuyos fenómenos son idénticos que los generados por las drogas.

Por ello, desde Somos Coslada presentamos una moción para la regulación de las casas de apuestas. Entre otras cosas exigimos la elaboración de un plan estatal para la prevención de la ludopatía dónde colaboren las comunidades autónomas y los municipios; la elaboración de una ley integral del juego en la Comunidad de Madrid; la creación de un observatorio del juego en Coslada; la prohibición de apertura de estos locales a menos de 800 metros de institutos y de zonas frecuentadas por jóvenes y la existencia de una separación de 500 metros entre casas de apuestas.

El neoliberalismo está dejando unas cifras estremecedoras de ludopatía entre nuestra juventud. Nos sentimos obligados a cambiar las leyes para combatir este problema.

El socialismo es justicia para nuestra juventud. Se merecen un ocio sano y unas mejores de sus condiciones materiales de vida para no caer en la trampa del juego.