Izquierda Unida Madrid manifiesta su preocupación ante la reestructuración de Atención Primaria en plena crisis del Covid-19

Izquierda Unida Madrid quiere mostrar su preocupación ante la decisión de la Consejería de Sanidad de Madrid de reorganizar la Atención Primaria para poner a sus profesionales a disposición de las necesidades de personal sanitario del hospital de campaña de IFEMA. Una medida realizada además sin ofrecer apenas información sobre los centros de Atención Primaria que quedan afectados, en muchos casos, ni tan siquiera a los propios profesionales.

La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid apenas dedica un 10,69% de su presupuesto a la Atención Primaria, cuando la OMS aconseja dedicar no menos del 20%. Esto se traduce en un déficit histórico de personal de todas las categorías y en especial de personal facultativo.

Si a esto le añadimos que, en los trágicos momentos actuales, hay un alto porcentaje de personal sanitario contagiado y/o en cuarentena al que no se ha sustituido, resulta altamente peligroso diezmar aún más la plantilla de Atención Primaria para cubrir las necesidades del hospital de IFEMA.

Debemos recordar que la Atención Primaria es principalmente Atención Comunitaria y en un estado de emergencia sanitaria como la que nos encontramos el conocimiento que tienen los profesionales de AP sobre la población que atienden es vital para la evaluación de los casos, tanto de su situación de salud como sociosanitaria. No solo se evalúa cuál es caso sospechoso y cuál no, sino quién puede hacer el aislamiento y seguimiento en su domicilio y quién, por sus circunstancias personales y de salud, no puede.

Los profesionales de AP están haciendo una labor encomiable, con estricto criterio técnico y sanitario, para la atención de personas en su hogar que de otro modo irían a las saturadas urgencias hospitalarias a demandar tratamiento y cuidados que actualmente se presta a domicilio.

También hay que constatar que, a pesar de la inicial falta de instrucciones desde los puestos de responsabilidad de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria, en la actualidad la organización de emergencia de todos los centros de salud parece que empieza a ser homogénea y adaptada a las necesidades de cada Zona Básica de Salud, por lo que no parece la mejor idea retirar personal sanitario de los centros de salud.

Izquierda Unida Madrid entiende que medidas de este tipo pudieran llegar a ser necesarias ante el empeoramiento de la situación en los hospitales, pero es necesario recordar que esta reorganización se hace a costa de asumir riesgos para la salud de la población atendida en sus domicilios, tanto en casos de COVID-19 como en cualquier otro problema de salud que las personas siguen padeciendo.

Así mismo, entendemos que, de haber agotado todas las demás opciones de aumento de recursos humanos, como la de ampliar la jornada laboral de personal contratado a jornadas parciales que ya hemos reclamado al Gobierno, de hacerse esta retirada de personal de los centros de salud, esto debería hacerse teniendo en cuenta el número de pacientes en seguimiento telefónico y domiciliario de cada centro de salud, así como con criterios de edad, morbilidad y sociosanitarios de los mismos.

Por otro lado, ante las noticias de que se podrían cerrar algunos centros de salud, debemos recordar que los centros de salud no solo son centros asistenciales sino unidades administrativas que gestionan la “entrada” de los pacientes al Sistema Nacional de Salud. En momentos como este,  es necesario garantizar que cualquier persona con necesidades asistenciales pueda acceder a las mismas. En este sentido, además, instamos a la Comunidad de Madrid a garantizar el acceso a la atención a cualquier persona que lo solicite independientemente de su situación en relación al derecho a la asistencia sanitaria. Ahora no existe la excusa de quién es turista y quién no.

Por último advertimos de la necesidad de reforzar las líneas telefónicas de los propios centros de salud que en algún caso ya se han visto saturadas tanto para las llamadas de seguimiento que realizan los sanitarios como para las que realizan los pacientes ante la aparición de síntomas de Covid19 y otras patologías.