Izquierda Unida Madrid rechaza la intención del gobierno autonómico de Madrid de iniciar las fases de desescalada del confinamiento por COVID-19

Ante la solicitud presentada por el gobierno de la Comunidad de Madrid, en la que se propone pasar a la Fase 1 de desescalada el próximo día 11 de mayo, Izquierda Unida de Madrid quiere manifestar lo siguiente:

  • La nefasta política de los sucesivos gobiernos regionales del Partido Popular en lo que a la sanidad pública madrileña se refiere, basada en recortes y privatizaciones, ha sido la causante de la falta de medios para enfrentarnos a la pandemia que estamos atravesando en la actualidad y de no haber minimizado sus consecuencias.
  • Estamos asistiendo a un triste espectáculo político por parte del gobierno autonómico y de la presidenta Isabel Díaz Ayuso, llegando al punto de provocar la dimisión la Directora General de Salud por discrepancias en la toma de decisión de solicitar al Gobierno Central que nuestra región pase a la Fase 1. Esta dimisión no hace sino evidenciar que en la decisión de la Comunidad se han antepuesto unos intereses políticos partidistas a la salud de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid.
  • No entendemos cómo es posible solicitar dicha fase si, como señalan las cifras, en nuestra región se han producido más de 68.000 contagiados de un total de 220.325 (el 29% del total de España) y más de 8.466 muertes de un total de 25.857 (30.5% del total de España).
  • Las estadísticas reflejan, además, que son los barrios y municipios con menor renta per cápita los que más se están viendo golpeados por los efectos del virus, en otra prueba más del salvaje desequilibrio y desigualdad que vive la CM.
  • Por otra parte, el último argumento de la presidenta Isabel Díaz Ayuso de pedir el pase de Madrid en la fase 1 basándose en que la disminución del Banco de Alimentos podría ocasionar desórdenes públicos no hace sino evidenciar su dejación de funciones en su papel de presidenta de todos los madrileños. Madrid tiene capacidad, como una de las comunidades con mayor renta per cápita del país, de garantizar las necesidades de todos sus ciudadanos. Es un insulto a la inteligencia un argumento de semejante tenor.

Por todo ello, y por más razones, exigimos que se priorice la salud de los y las madrileñas sobre la cuenta de resultados de las grandes empresas, y que se aprueben medidas claras y contundentes en la Asamblea de Madrid:

  • Que se cree una línea de ayuda a trabajadoras, autónomos y micro empresas madrileñas de los sectores más duramente afectados por esta situación.
  • Que se doten los medios sanitarios necesarios a las profesionales para garantizar el desarrollo de su imprescindible actividad en condiciones, al menos, suficientes.
  • Que se elabore un plan de desescalada acorde a la crisis sanitaria y la situación real de la Comunidad de Madrid, lejos de las constantes improvisaciones de un ejecutivo regional claramente incapaz de gestionar dicha pandemia.

Al gobierno de la Comunidad de Madrid y a su Presidenta, la señora Ayuso, parece que no les es suficiente que en las residencias de Tercera Edad se haya pasado de los 5.500 fallecimientos mientras seguimos esperando a que medicalicen los centros, según criterios de sentido común científico.

Ante esta insostenible situación, IU-Madrid exige al gobierno regional que ponga de inmediato los medios sanitarios necesarios al alcance de las profesionales y de todas las actividades que rodean al personal en su conjunto: limpieza, seguridad privada, mantenimiento, etc.

Del mismo modo, exigimos que se dote de EPI a las trabajadoras y se medicalicen las residencias (competencia exclusiva de la CM) de una vez, para que así dejen de fallecer nuestras mayores.

También solicitamos que se elabore un protocolo, claro y profesional, elaborado por personas expertas, lejos de las ocurrencias o intereses de la señora Ayuso (que han llevado a la dimisión de la Directora General de Salud tras señalar en un informe “que no se dan las condiciones para pasar a la fase 1”.