IU Madrid rechaza el confinamiento selectivo del gobierno autonómico, una medida ineficiente y con un claro sesgo clasista

Izquierda Unida Madrid rechaza el confinamiento selectivo anunciado por la presidenta del gobierno autonómico Isabel Díaz Ayuso y el consejero de Sanidad Enrique Ruiz Escudero. Una medida presentada tras mantener a la población sumida en la incertidumbre durante días, que supone una nueva huida de la responsabilidad del ejecutivo y que posee un marcado carácter clasista.

Se trata de una medida injusta. En la práctica supone depositar en los habitantes de los municipios, barrios y distritos más afectados la responsabilidad de superar la pandemia. Desde el inicio de la crisis sanitaria, se ha podido comprobar que la misma afecta con especial dureza a las zonas con menor nivel de renta. No es casual que los grupos de población con menos recursos hayan podido afrontar con menos facilidad las medidas de distanciamiento social, confinamiento y protección ante los contagios. El recorte y desmantelamiento progresivo de los servicios públicos, algunos tan fundamentales durante la crisis como la sanidad, pero también transporte, educación o servicios sociales, empeoran las perspectivas de las zonas con población de clase trabajadora.

Una clase trabajadora sobre la que además ha recaído el peso de la crisis sanitaria, siendo quienes asumieron las tareas fundamentales durante el peor momento del primer brote de la pandemia: sanitarios, trabajadores logísticos, empleados de comercios o del sector de los cuidados, entre otros muchos.

Es además una medida insuficiente e ineficaz. Sin un refuerzo de servicios públicos, de hecho aún más recortados durante el estado de alarma y en los meses de verano, el mero confinamiento de algunas zonas sanitarias no eliminará el crecimiento exponencial de contagios que se ha venido dando durante semanas ante la total inacción del gobierno autonómico. Resulta especialmente indignante contemplar el cinismo con el cual el consejero de Sanidad Ruíz Escudero ha argumentado que la población de las zonas confinadas cuenta con la protección y el servicio de centros de Atención Primaria, cuando esto se encuentran completamente saturados y desprovistos de recursos fundamentales como personal médico desde hace semanas.

Tampoco se han reforzado servicios clave como los transportes públicos, no aplicándose siquiera medidas de refuerzo de personal y material aprobadas desde hace más de un año. Ni, por supuesto, poniendo recursos suficientes para garantizar un regreso a las escuelas con las suficientes garantías en un momento crítico y ante las advertencias de toda la comunidad educativa, que, ni que decir tiene, también ha afectado con mayor dureza a aquellos municipios y zonas urbanas con menores dotaciones.

El confinamiento selectivo, en definitiva, ahonda en la misma línea de actuación de dejación de funciones y responsabilización a cualquier otra instancia, desde el gobierno central a pesar de no contar con las competencias referidas, a la población migrante, acusada de forma explícita por la presidenta autonómica en la Asamblea de Madrid.

Tras meses de una gestión nefasta, que antepone los intereses de determinados sectores económicos a la salud pública, ahonda en su programa de desmantelamiento de servicios públicos en un momento crítico e ignora su responsabilidad, no cabe esperar de ningún modo una rectificación en las políticas del gobierno de Díaz Ayuso y sus socios de Ciudadanos para anteponer el bienestar de la población.

Izquierda Unida continuará oponiéndose a la ofensiva neoliberal del gobierno, animando a los sectores progresistas del arco político y los movimientos sociales a movilizarse para detener su gestión.

Ayuso dimisión.