El PCM e IU Madrid Ciudad denuncian el abandono de la ciudad por parte del gobierno municipal y exigen la dimisión de Borja Carabante

Han pasado días desde que Filomena causase el colapso de Madrid. A pesar de que el temporal de nieve concluyó el sábado, la situación de la ciudad es hoy incluso peor. La inmensa mayoría de las calles continúan bloqueadas. Una vez más, los barrios y distritos más humildes son los menos atendidos por la administración municipal.

El ejecutivo del alcalde Almeida ha vuelto a incurrir en una dejación absoluta. Incluso durante lo peor del temporal, el gobierno municipal minimizó las posibles consecuencias, haciendo caso omiso de las advertencias. Buen ejemplo es el mantenimiento de la actividad de la EMT durante horas, que ha costado que cientos de vehículos queden varados por la nieve.

La situación no responde únicamente a la mala gestión de los recursos para hacer frente al temporal. Unos mermados servicios públicos, sometidos al recorte durante décadas y que funcionan bajo mínimos, también han condicionado la escasa respuesta del Ayuntamiento.

Un modelo de supresión de lo público que el alcalde Almeida y toda la derecha madrileña tratan de suplir con apelaciones chantajistas a la solidaridad vecinal. A las mismas redes de apoyo vecinal a las que no han dejado de atacar, injuriar y maltratar.

Ahora, en vista de la situación, todos los esfuerzos del gobierno municipal, lejos de concentrarse en buscar soluciones, se destinan a pedir la declaración de Madrid como zona catastrófica. Una declaración que, aunque útil para reparar daños materiales y en infraestructura que se hayan podido producir, no va a solventar los problemas inmediatos, como pretende hacer creer el ayuntamiento, para luego echar balones fuera. Las jugadas de trileros a las que ya nos tienen acostumbrados.

Nos vemos obligados a recordar que continuamos envueltos en una gravísima crisis sanitaria, que esta situación tan solo ayuda a agravar

Ante esta situación exigimos la asunción de responsabilidades del gobierno municipal. Reclamamos la inmediata dimisión del concejal de movilidad Borja Carabante por su gestión negligente durante el temporal y su incapacidad manifiesta de hacer frente al bloqueo de la ciudad.

Aprovechamos para insistir en la necesidad de proteger, impulsar y dotar de recursos a nuestros servicios públicos. Este temporal vuelve a poner de manifiesto que, sin unos servicios públicos fuertes, la ciudad está desamparada.