IU Madrid Ciudad advierte que la estrategia de vivienda en alquiler del Ayuntamiento agravará el problema de acceso a la vivienda en la capital

  • Se trata de una política en línea con la estrategia, tanto a nivel municipal como autonómico, de reactivar el ladrillo y la especulación inmobiliaria como única apuesta económica.
  • El plan de vivienda presentado esta mañana por Villacís y Almeida tan solo persigue blindar los intereses de grandes propietarios, constructoras y promotores inmobiliarios.

El Ayuntamiento de Madrid ha presentado esta mañana lo que denomina su Plan Integral de Alquiler, una serie de medidas, líneas de ayudas económicas y normativas destinadas, según dicen, a facilitar el acceso a la vivienda en alquiler en la ciudad de Madrid. Sin embargo, a pesar de su declaración de intenciones, los datos someros que han aportado permiten ver de forma clara que el interés que mueve a la corporación municipal parece ir en sentido opuesto.

La gran apuesta que resume toda la estrategia presentada es la Colaboración público-privada, que se traduce en la simple enajenación de grandes lotes de terreno público para cederlos a constructoras. Una política que lleva a la capital la línea ya presentada a nivel autonómico por la consejería dirigida por David Pérez con su Plan Vive.

La justificación a esta cesión de parcelas es la premisa de que un incremento de oferta de vivienda facilitará una rebaja de los precios. Una premisa demostrada completamente falsa por la experiencia de décadas. Al quedar la vivienda en manos privadas como bien de inversión, los precios de alquiler no tenderán a bajar, sino sencillamente a adaptarse a los precios de mercado, no teniendo, en el mejor de los casos, ningún efecto sobre los precios medios de alquiler. El problema de la vivienda en alquiler en Madrid no es la oferta, existiendo 150.000 viviendas vacías, sino el incremento de sus precios al ser tratado como bien de inversión.

La “vicealcaldesa” Begoña Villacís ha presentado esta política en contraposición a medidas de regulación de precios, asegurando que sus planteamientos son muchísimo más efectivos. La ha presentado, además, como una política “contra el intervencionismo”, cuando en realidad es en sí misma una intervención del sector público en el mercado: una intervención destinada a mantener los precios y proteger los ingresos de grandes propietarios, constructoras y promotores inmobiliarios.

Por su parte, el alcalde Almeida ha recalcado la cesión de derecho de superficie de terrenos públicos a las constructoras, y ha introducido las controvertidas ayudas al alquiler para “clases medias” adelantadas la pasada semana. Plantean que las ayudas facilitarán que los inquilinos receptores no destinen más del 30% de sus ingresos al alquiler, pero no rebajando los precios de alquiler para que este criterio se cumpla con la renta promedio de la población, sino concediendo garantías a rentas lo suficientemente altas. Un auténtico insulto a la inteligencia.

Desde Izquierda Unida Madrid Ciudad advertimos que estas políticas no tendrán ningún efecto de rebaja de los precios del alquiler, facilitando, de hecho, el mantenimiento de unos precios abusivos que impiden el acceso a la vivienda a la mayoría de la población madrileña.

Denunciamos que, de hecho, el gobierno municipal es perfectamente consciente de ello, pretendiendo justificar medidas destinadas a reactivar el ladrillo y la especulación inmobiliaria, como políticas para facilitar el acceso a la vivienda.

Reiteramos nuestra apuesta por una política de oferta pública de vivienda real, único mecanismo capaz de garantizar el acceso a la vivienda. Un parque público de vivienda es la única fórmula que se ha demostrado efectiva para hacer frente al descontrol de precio del mercado, condicionado por la especulación y prácticas que condicionan la oferta de vivienda como los alquileres turísticos. 

Asimismo, no podemos dejar de manifestar nuestra preocupación ante la ausencia de debate y oposición dentro de la institución municipal, aprobándose en el seno de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo de Madrid (EMVS) una política tan lesiva con el apoyo de todos los grupos presentes en el pleno municipal.