IU Madrid exige la dimisión de la Gerente del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares

  • La revelación de grabaciones de Dolores Rubio, gerente del HUPA, instando a quitar el móvil a los pacientes para que no rechacen su traslado al Hospital Zendal revela una violación flagrante e intolerable de los derechos de los pacientes.

La revelación esta mañana de grabaciones de la Gerente del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares resulta tan sorprendente como indignante. En las mismas, se puede escuchar a Dolores Rubio, nombrada gerente de este centro hospitalario el pasado mes de diciembre, instar a profesionales sanitarios a no comunicar a los pacientes su inminente traslado al Hospital de Emergencias Isabel Zendal hasta encontrarse fuera del hospital. Rubio llega a indicar que les quiten sus teléfonos móviles personales a los pacientes para impedir que hablen con sus familiares y allegados.

Semejante orden revela un intolerable desdén por los derechos de los pacientes, impropio de su puesto. En primer lugar, supone una violación de la Ley 41/2002 de Autonomía del paciente, que establece en su artículo 5.1 que las personas vinculadas al paciente por razones familiares o de hecho serán puntualmente informadas.

Así mismo, infringe normativas de la propia Comunidad de Madrid como la Resolución 477/15, de la Viceconsejería de Sanidad, que obliga a proporcionar información clínica puntual, adecuada y cercana a familiares y allegados; el Decreto 5/2010 de Libre elección y atenta contra los principios básicos del Plan de Humanización de la Asistencia Sanitaria de la Comunidad de Madrid. El extremo de retirar el teléfono a los pacientes para que no tengan contacto con sus familiares y que estos no influyan en su decisión de ser trasladados al Zendal, atenta, por su parte, contra la Resolución 417/15, de la Viceconsejería de Sanidad, que obliga al centro sanitario a articular las medidas necesarias para garantizar el acompañamiento del paciente por su familia durante todo su proceso asistencial.

Desde el Área de Salud de Izquierda Unida exigimos, por todos estos motivos, la inmediata renuncia de Dolores Rubio como gerente del HUPA o su cese por parte de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Rubio ha puesto de manifiesto que no cuenta con las aptitudes ni la actitud que requiere un puesto de semejante responsabilidad al frente de un centro hospitalario en una crisis sanitaria tan grave como la que vivimos.

Así mismo, desde IU Madrid rechazamos de plano las acusaciones que Rubio ha realizado contra profesionales sanitarios a los que acusa de “sabotaje”. Su actitud, especialmente beligerante con cualquier impedimento, así fuese figurado, para trasladar a pacientes al controvertido centro de Valdebebas hacen pensar que Rubio cumple un papel más próximo al de comisaria política que de gestora sanitaria, algo absolutamente inadmisible en las críticas circunstancias en las que nos encontramos.