Llamamiento a la izquierda madrileña

Nos encontramos en una situación de gravísima emergencia social y sanitaria, en la que millones de personas luchan a diario en nuestra región contra la COVID-19 y sus efectos devastadores. Los madrileños y madrileñas se dejan la piel en cuidar la vida. En sobreponerse a la enfermedad y a la pérdida de seres queridos. En ser solidarios frente a las consecuencias de la crisis económica y social.

Frente a ellos, el gobierno autonómico no hace más que insistir en su demencial agenda neoliberal. Ayuso ha demostrado ser una pirómana en su gestión de la pandemia, en su confrontación y desprecio sistemático con todos los sectores y agentes sociales de la región. Ahora, en una última y desesperada maniobra que salvaguarde su poltrona, pretende convocar elecciones anticipadas.

Su objetivo al convocar estos comicios es tratar de borrar los efectos de su catastrófica gestión y entregarse definitivamente en manos de la extrema derecha. Una extrema derecha con la que comparte fervor ultra, la misma política servil de la patronal y la visión más reaccionaria y machista de la sociedad. Pretenden hacer campaña envueltos en la bandera del odio.

Las fuerzas democráticas tenemos la posibilidad de construir, como Izquierda Unida lleva más de un año reclamando, una moción de censura que eche al PP de la presidencia de la Comunidad, después de veintiséis años de gobierno neoliberal. Una moción de censura de emergencia social, que permita garantizar el descenso de los contagios y el blindaje de nuestra sanidad pública, que nos posibilite afrontar con éxito la campaña de vacunación. Una moción de censura democrática, que nos aparte del Partido Popular de la Gürtel, de Bankia, de la Caja B y de las campañas electorales dopadas de dinero negro.

Izquierda Unida hace un llamamiento a todas las fuerzas progresistas madrileñas a aunar esfuerzos en una moción de censura para derrotar a Isabel Díaz Ayuso y al Partido Popular de Madrid, y no desaprovechar esta oportunidad para ofrecer una salida a la ofensiva antisocial de su gobierno.

De no ser posible y en el caso de tener que hacer frente a un nuevo proceso electoral en la región, creemos que es fundamental afrontarlo con la responsabilidad que requiere el momento y aunar fuerzas. La Unidad Popular expresada por los madrileños y madrileñas durante los momentos más duros de la crisis a través de redes de solidaridad, apoyo a nuestros sanitarios y defensa de lo público, tenga una traducción de cara a las elecciones.  Desde la tradición política unitaria y reivindicativa de Izquierda Unida, hacemos también un llamamiento a la Unidad de las fuerzas de izquierda.

Somos conscientes de que no es un trabajo sencillo, que se han cometido errores y que existen diferencias. Pero también somos conscientes de que la emergencia social y democrática nos imponen poner de lado esas diferencias y anteponer lo que nos une.

Esta situación extraordinaria requiere de soluciones extraordinarias. A la pandemia se le une el auge de la derecha más extrema, la corrupción del Partido Popular, y la destrucción constante de lo público en nuestra región.

Ante ello las fuerzas a la izquierda del PSOE debemos encontrarnos y ofrecer una solución efectiva, sea a través de la moción de censura o en el adelanto electoral pretendido por Ayuso, que aúne la pluralidad de sectores políticos y la oriente hacia un programa de mínimos, democráticos y sociales. Un programa en torno a la solidaridad, a los servicios públicos, al cuidado de la vida, a la ecología y al feminismo.

Por lo tanto, hacemos un llamamiento a los partidos, a los sindicatos, a los movimientos sociales y a las personas que a título individual aspiran a una Comunidad de Madrid más justa y social. Un llamamiento a la unidad. Sin anularnos, acordando un programa de mínimos y buscando fórmulas de funcionamiento que permitan dar visibilidad y autonomía a cada uno de los sectores sociales.

Izquierda Unida pone todo su capital militante al servicio de esa unidad amplia y de la ciudadanía madrileña, y nos ponemos a disposición de todas para remar en ese empeño.