IU Madrid lamenta el malestar causado tras la difusión de un audio privado de Vanessa Lillo y señala que no representa la posición de la organización ni de la propia diputada

 · Izquierda Unida Madrid reitera su rechazo enérgico a la difusión de un audio de índole privado con el objetivo de generar conflicto político tras las elecciones autonómicas del 4 de mayo.

· Vanessa Lillo: “Lamento que el audio, sacado de conversaciones desarrolladas en la intimidad, pueda haber hecho daño u ofendido a alguien”.

La Federación madrileña de Izquierda Unida ha lamentado la controversia generada en medios de comunicación a raíz de la publicación de un audio extraído del ámbito privado de su diputada Vanessa Lillo. IU manifiesta sus disculpas hacia la militancia y el activismo por el posible malestar causado. Así mismo, niega tajantemente que se trate de un enfrentamiento con Podemos, tal y como se ha tratado de transmitir desde algunos medios de comunicación.

La propia Lillo ha manifestado a través de la red social Twitter su malestar por este ataque a su intimidad y ha solicitado disculpas por el malestar generado. “Lamento que el audio, sacado de conversaciones desarrolladas en la intimidad, pueda haber hecho daño u ofendido a alguien”, ha publicado la diputada. “De ser así, pido disculpas por ello”, ha añadido, exponiendo que se trata de “una conversación privada de un ámbito completamente ajeno a la política”.

La organización ha transmitido que el contenido del audio no representa la posición de IU ni de la propia diputada, tal como ha demostrado a lo largo de años de trabajo institucional en la Asamblea de Madrid y durante la campaña electoral.

Algo que también señala la propia Lillo: “Siempre he actuado con responsabilidad y no era mi intención generar este ruido, con lo que era un desahogo tras una campaña difícil, tal y como trasladé in situ a algunos compañeros de la candidatura, la propia noche del recuento”.

Así mismo, Izquierda Unida no ha dejado de manifestar su rechazo a la difusión del audio, denunciando estas prácticas periodísticas. La publicación de una conversación privada que en ningún caso constituyen unas declaraciones, suponen un ataque a la intimidad de Vanessa Lillo, con el objetivo claro de menoscabar su imagen y de generar un conflicto político tras las elecciones autonómicas del 4 de mayo.

La organización ha manifestado su rechazo frontal a la difusión de unas conversaciones de ámbito privado valorando que tan solo persiguen desviar la atención de las cuestiones políticas que de verdad interesan a la población de la Comunidad de Madrid.