El alcalde de Pezuela equipara un robo o hurto con la quema de vehículos frente a la casa del portavoz de IU por motivos ideológicos

El alcalde, que aún no ha condenado expresamente estos hechos, ha convocado un pleno para mañana en el que pretende aprobar un acuerdo en el que también arremete contra la prensa

El pasado 30 de noviembre, el portavoz de IU en Pezuela de Las Torres, Juan Antonio Balado, y su familia se despertaron con el ruido de las explosiones que provenían de los dos coches familiares ubicados a escasos metros de su domicilio envueltos en llamas. Se trata del último episodio de la situación que viven los tres concejales de este pequeño pueblo de la Comunidad de Madrid en el que se puso el foco, ya que era el último capítulo de una larga serie en el que han recibido amenazas a insultos por su condición política.

Tras esa noche en la que el incendio casi acaba con la propia casa del concejal, la noticia provocó la condena expresa de varios políticos en la Comunidad de Madrid, ya que en una sociedad democrática no se puede permitir este tipo de agresiones. Sin embargo, hasta el día de hoy, quien debería haberlo realizado en primer lugar, el alcalde de Pezuela, Pío Carmena, vecino y compañero de corporación no ha mostrado su condena por este accidente, al que le quita importancia y desvincula este grave delito de la función política que desempeña Juan Antonio Balado.

A día de hoy, el alcalde ha convocado un pleno en el Ayuntamiento de Pezuela, donde lejos de condenar el suceso, centra el debate en el papel de los medios de comunicación y del propio afectado en este suceso.

Desde IU Madrid, “condenamos firmemente la propuesta de acuerdo presentada por el alcalde de Pezuela de las Torres, Pío Carmena Servert, que ha presentado para debatir mañana, 28 de diciembre, como si de una broma de mal gusto se tratara, por el día de los Santos Inocentes”. Además, “lamentamos que, desde la posición política del alcalde, se haga uso de una sesión plenaria para aprobar este acuerdo, que alterará la convivencia del pueblo, en lugar de hacer frente a la situación creada que ha llegado a unos límites preocupantes”.

Por otra parte, de salir aprobado este acuerdo, en primer lugar, atenta contra la libertad de prensa, y por lo tanto, con derechos sociales que deben ser protegidos y respetados. Pero sin duda “lo más repudiable es que en la redacción de este documento, se equipara actos de delincuencia común como robos, con actos terroristas como ha sido provocar un incendio por motivos ideológicos a escasos metros de la casa de una familia, mientras ésta dormía”.

Desde IU Madrid se declara como “muy lamentable” que un alcalde en democracia, en vez de condenar taxativamente estos hechos, se descuelgue en un documento donde se banaliza sobre ellos y donde se da cobertura a que actos similares sigan ocurriendo en Pezuela. Un Ayuntamiento debe ser garante de la seguridad y convivencia en un municipio, no acicate de crispación e inseguridad.

Por todo, y en virtud la deseable convivencia política y ciudadana de este municipio, tanto IU de Pezuela como IU Madrid, solicitamos que se retire el punto nº4 del orden del día del Pleno, donde se abordará esta cuestión. Además, desde la dirección de IU queremos apoyar una vez más, la labor que están realizando nuestros concejales. “No daremos ni un paso atrás contra las actitudes caciquiles que deberían estar fuera de la vida democrática”.

Pezuela de Las Torres es un pequeño municipio ubicado en el Corredor del Henares, que cuenta con cerca de 900 vecinos. El Gobierno lo forman dos miembros de un grupo independiente en coalición con otros dos del Partido Popular, pese a que fue Izquierda Unida quien ganó las elecciones y obtuvo tres concejales. Desde entonces no solo el portavoz ha sido objeto de amenazas e insultos, también sus compañeros de grupo municipal. La situación entre los tres concejales de IU y el Equipo de Gobierno es cada día más tensa ya que los ediles han denunciado en los juzgados irregularidades como la no convocatoria de plenos sin razón objetiva, problemas para acceder a la documentación o directamente negarles la misma.