Desigualdad y precariedad causa determinante de mala salud mental

El pasado s谩bado, Izquierda Unida celebr贸 un acto sobre salud mental en Alcal谩 de Henares con la participaci贸n de Vanessa Lillo, diputada en la Asamblea de Madrid y Daniel Cuesta Lozano, enfermero y profesor en la Universidad de Alcal谩 de Henares, acompa帽ados de Patxi Morato, del colectivo Psicolog铆a Comprometida.

El psic贸logo Patxi Morato explic贸 que 芦hay una evidente falta de medios materiales y de personal en la sanidad p煤blica para cubrir las necesidades de la poblaci贸n en salud mental禄. La periodicidad mensual de las consultas para las terapias es insuficiente. Si nos comparamos con la media europea estamos por debajo, tanto en personal, como en inversi贸n econ贸mica en esta materia. Estas carencias obligan a los m茅dicos de Atenci贸n Primaria a asumir un papel que no les corresponde. Faltan medios y sobra medicaci贸n. Este es un problema social que debe ser tomado muy en serio. Se est谩 registrando entre la juventud un aumento alarmante en casos de ludopat铆a, adicciones, trastornos de la alimentaci贸n, autolesiones e intentos de suicidio.

El profesor Daniel Cuesta Lozano hizo hincapi茅 en que 芦existen condicionantes sociales de la salud. La precariedad laboral, la falta de formaci贸n, la pobreza, las dificultades para acceder a la vivienda o la injusticia social son causas determinantes de la mala salud禄, tal y como concluy贸 la Conferencia Internacional de la Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) sobre Atenci贸n Primaria de Alma-Ata en 1978. Estas causas sociales de la mala salud son consecuencia de adoptar pol铆ticas que generan desigualdades. Estas desigualdades son injustas y evitables.

IU Alcal谩 - Acto Sin Salud Mental, no hay Salud

Hay decisiones pol铆ticas que generan bolsas de poblaci贸n que salen perjudicadas y otras que salen beneficiadas. Las que salen perjudicadas siempre son las mismas. Los problemas de salud son muy diferentes seg煤n nuestra clase social; el barrio en el que vivimos y nuestra situaci贸n socioecon贸mica influyen hasta en nuestra esperanza de vida.

En ocasiones quieren hacernos creer que somos los 煤nicos responsables de nuestra felicidad o de nuestra tristeza. Esto no es as铆; la desigualdad social es un problema comunitario evitable que condiciona nuestra salud.

La diputada Vanessa Lillo argument贸 que 芦las desigualdades sociales influyen en nuestra salud mental de una manera cuantificable. Para ello, desde nuestro grupo parlamentario en la Asamblea de Madrid, consideramos necesario la creaci贸n de un Observatorio de Salud Mental, pero desde el gobierno de la Comunidad de Madrid se niegan a reconocer esta relaci贸n evidente. La Comunidad de Madrid es la regi贸n m谩s rica, pero la m谩s desigual. Para empezar, partimos de unos recursos insuficientes para salud mental. Han anunciado un Plan de Salud Mental que se ha quedado en eso, en un anuncio. El presupuesto es insuficiente, faltan recursos. Pero incluso los Planes de Salud Mental que son presupuestados luego no son ejecutados. Se quedan en el anuncio y no se llegan a poner en marcha禄.

Lo que nos diferencia en Izquierda Unida en materia de Salud Mental es que somos conscientes de la importancia de la desigualdad social en este 谩mbito. Seg煤n un estudio de investigaci贸n de la Universidad Aut贸noma de Barcelona, las posibilidades de tener una enfermedad mental aumentan un 21% si no se cuenta con un salario suficiente. Estos resultados cuestionan el propio sistema y los recortes sociales. Necesitamos m谩s psic贸logos, pero tambi茅n m谩s sindicalismo. La tristeza es una cuesti贸n social, donde la persona no esta triste por su culpa, sino porque el sistema no le proporciona unas condiciones de vida digna. Cuando decimos que el capitalismo mata, nos referimos tambi茅n a estas cosas, y vamos a organizarnos para cambiar este sistema.